viernes, 29 de junio de 2012

Speich not for Two !

Anoche le día una oportunidad al Die Speicherstadt a dos jugadores... que aunque la caja pone que si, yo digo que es que no... Era de pura lógica que un juego en el cual su mayor atractivo es la interacción entre jugadores, a dos no funcionaría...



Las reglas del juego y sus mecanicas son redondas, es rápido, es un juegazo.

Pero a dos sólo te dá tiempo a ver que falta gente... que está muy bien... si hubiera más gente, porque la salsa de las mecanicas es poder calcular tu propio beneficio, a costa del perjuicio de los demas... cuantas monedas tienes, y cómo puedes maximizar su fruto....

Recomiendo este juego encarezidamente... pero a 2 sólo si quieres familiarizarte con las mecanicas y las reglas, porque es evidente que a 2 le falta mucha chicha.

Eso sí, perdí como suele ser habitual... sea a 2, a 3 o a 5.

jueves, 21 de junio de 2012

Partidas del 19 de Junio

Llevo tiempo sin escribir, ni contar partidas... pero haberlas, hailas....


A pesar del cada vez más próximo parto, mi cuarto hijo está ya casi aquí... queda poquisimo, me escapé para jugar una partidilla a una pequeña obra de arte. LA VILLA.


He leido todas las reseñas, lo conozco desde chico como suele decirse, pero ha sido ahora cuando he podido catarlo plenamente, y me ha gustado mucho.

Al principio te sientes abrumado por tantas opciones, acciones, consecuencias, puntuaciones diferentes, posibles combos...  Pero al final, es como jugar a Puerto rico, Caylus, Agricola... no es para tanto, en un par de turnos ya sabes todo lo que tienes que saber, y el juego es bueno bueno.

La mecanica de que tus "trabajadores" vayan muriendo, me parece muy original, y no tengo nada parecido en mi ludoteca, sin embargo, la sensación de juego, es de estar jugando más o menos a lo de siempre. Esto lejos de ser un problema para mí, lo veo una virtud, ya que familiarizas muy rapidamente con las mecánicas.

El juego no creo que pase a la historia, ni se convierta en un clásico atemporal. Pero seamos sinceros, si cada juego que sale tiene que ser un megahit, un punto de inflexión en la historia lúdica... no daríamos a basto.

La Villa es jodidamente bueno, correcto en todas sus facetas, bien ilustrado, componentes de calidad, sensación de diversión constante, y al terminar te deja la sensación de querer echar otra partida. ¿Se puede pedir más? No valoraré si es mejor o peor que jugar un puerto rico, Agricola, Ora et Labora, etc... Creo que el juego tiene personalidad propia para entrar en mi ludoteca, y entrará próximamente. Además, es lo suficientemente bueno, para que salga a mesa bastante a menudo.

La partida en cuestión, la ganó un petardete que no destacó en ninguna faceta... no era el que más viajó, ni el que dominó la iglesia, ni el que más compró en el mercado... sin embargo, si fué el más equilibrado en todas las facetas y de ahí su victoria. Aún así, le odiamos profundamente.

En el último turno, el dueño del juego aconsejo como buen samaritano a uno de los novatillos, cómo hacer 3 puntitos más, a pesar de su propio perjuicio. Esta acción gilipollesca...digo... altruista....le costó la partida.

¿Hacer lo correcto y ayudar al novato? ¿Ganar sí o sí? dá igual, hay que pasarselo bien... y nos lo pasamos muy bien. :)

Resultado final:


Además, esta foto está hecha con el super Samsung Galaxy 3 que se ha pillado el ganador... que no veas como mola el teléfono de marras.... hace la foto con decir "patata".

Seguimos odiándolo. Métete la patata por donde te quepa.... >:(

Luego echamos un hanabi, el cual no nos costó lo más mínimo en completar. No sé si por ser 3 resultó más fácil, pero si hago más partidas así de fáciles, no creo que juegue mucho más a este juego.



Aquí quiero hacer un inciso, y es la forma de dar las pistas. ¿Se puede dar una pista con doble sentido? Mi mujer es defensora a ultranza de no hacer trampas al juego, y si le dices una pista con "intencion" en plan ESO ES UN DOS, diciendo sin decir, PONLO, no lo pondrá en mesa hasta que no le digas el color, aunque sea obvio que es el único dos que queda por poner.

He intentado seguir esta filosofía en la partida, pero al final, siempre se tiende a dar pistas totalmente intencionadas.... y desvirtuando las reglas. O no. Quien sabe.

Bueno hasta aquí la partida... tarde agradable, juego de los buenos... buena compañía... ¿Qué más se puede pedir??? ¿Ganar? ¡Hombre por favor! eso está reservado a unos pocos... los que sois como yo, os conformareis con echar el rato.... 

Y sí, odio una vez más al que ganó.... maldito!